Las decisiones inteligentes antes de mudarse a vivir pueden facilitar las cosas a ambos

Convivir o casarse aporta seguridad económica, pero puede plantear también problemas. Es aconsejable llegar a acuerdos mientras la relación es buena para asegurarse ante eventuales conflictos futuros.

Existe una gran diferencia entre estar casado y ser pareja de hecho. La ventaja de estar casado reside en que los cónyuges se aportan seguridad económica mutua. En caso de separación, como norma general, deberán repartirse a partes iguales todas sus posesiones y, en caso de fallecimiento repentino de uno de los dos, el otro heredará todo. Si hay hijos en común, los progenitores compartirán la custodia.

Si son pareja de hecho y se separan, solo se repartirán la vivienda y los enseres que hayan adquirido para uso común. En caso de separación no se distribuirá aquello que cada uno haya aportado dentro de la relación. Si uno se muda a una vivienda propiedad del otro, no tendrá derecho a esta en caso de finalizar la relación.

Al cesar la relación de pareja de hecho, una de las partes deberá solicitar la separación de bienes en el plazo de un año. De lo contrario perderá el derecho a realizar esta.

Si se mudan a una vivienda adquirida conjuntamente, en la separación esta se asignará a aquel con una mayor necesidad de quedarse en la misma.

Las parejas de hecho no heredan el uno de otro salvo que redacten un testamento. Si se tiene hijos dentro de una relación de convivencia, se asignará a la madre la custodia exclusiva sobre estos caso de no llegarse a un acuerdo de custodia compartida.

Las parejas de hecho pueden acordar cómo proceder en caso de finalizar la relación. Se puede pactar los bienes a repartir y el modo de hacerlo. Estableciendo un testamento, las parejas de hecho pueden asegurarse que van a heredar el uno del otro en caso de fallecimiento de uno de ellos.

Elaboramos capitulaciones matrimoniales y asistimos con las separaciones de bienes durante y después del matrimonio. Si son pareja de hecho podemos ayudarles con un acuerdo de convivencia registrada, un acuerdo de propiedad conjunta y un testamento mancomunado.

Más información acera del materimonio