En caso de fallecer un cónyuge o conviviente

Si están casados y uno de ustedes muere, la norma general es que el supérstite hereda del fallecido. Si, por el contrario, son pareja de hecho, no heredarán el uno del otro de no existir un testamento.

Cuando un cónyuge o conviviente fallece, lo primero que se hace es una separación de bienes. El cónyuge supérstite mantendrá siempre su parte. La parte del fallecido se reparte conforme a su testamento o, de no existir este, de acuerdo con lo dispuesto por la ley.

En caso de haber hijos de relaciones anteriores, estos heredarán como mínimo la mitad de la parte del fallecido.

Si recurre a Vernia Advokatbyrå le ayudaremos a redactar un testamento cuidadosamente elaborado que recoja sus deseos personales. También podemos asistirle con la separación de bienes y el inventario de sucesión tras el fallecimiento de su pareja.

Más información sobre herencia y testamento aquí.