Más información acera del materimonio

Está muy extendida la creencia errónea de que los bienes son de propiedad conjunta dentro del matrimonio. Se aplica justamente lo contrario: cada cónyuge es responsable de sus respectivos bienes y deudas durante el matrimonio. Es en el momento de la separación cuando deben distribuirse a partes iguales sus bienes.

Estos a menudo se entremezclan, resultando complicado distinguir lo que pertenece a cada cual. Se pueden repartir las pertenencias llevando a cabo una separación de bienes durante el matrimonio. Unas capitulaciones matrimoniales les permitirán determinar lo que van a repartirse en caso de separación. Es importante no confundir lo que se va a incluir y lo que no en una separación de bienes.

Al divorciarse, los cónyuges pueden establecer un acuerdo preliminar de separación de bienes que se aplicará si ambos lo confirman al procederse a la liquidación del régimen de gananciales. Únicamente se puede acordar una futura separación de bienes mediante unas capitulaciones matrimoniales o un acuerdo preliminar.

Los cónyuges pueden ofrecerse mutuamente donaciones, pero estas deberán registrarse. Además, las donaciones no pueden ser de un valor tal que impidan al donante el pago de sus deudas.

Por lo general, las pertenencias de un carácter muy personal no han incluirse en una separación de bienes asociada a un divorcio.

Si un cónyuge cede bienes de cara a un divorcio, el otro podrá solicitar la inclusión de dicha donación en la separación de bienes.

En un testamento o carta de donación puede establecerse como condición que las donaciones no formarán parte de la separación de bienes en la eventualidad de un divorcio.

Si el matrimonio se disuelve, los cónyuges podrán pactar libremente qué bienes repartir y el modo de hacerlo. Si los cónyuges son capaces de llegar a un acuerdo, la separación de bienes se resolverá mediante la redacción y firma de un acuerdo de separación de bienes.

En caso de no poder lograr el acuerdo, ambos tienen la opción de recurrir al juzgado de primera instancia para solicitar la designación de un liquidador de gananciales. De hacerlo, este tribunal nombrará a un abogado que determinará el modo de distribuir los bienes comunes. La decisión del liquidador de gananciales puede recurrirse ante el juzgado de primera instancia en el plazo de cuatro semanas tras su recepción.

Es importante elaborar una separación de bienes a la hora de divorciarse. Los cónyuges mantienen durante un período muy prolongado su derecho a realizar una separación de bienes. En caso de no efectuarse este en el momento de divorciarse, podrá tener importantes consecuencias más adelante.

Les ayudamos a elaborar capitulaciones matrimoniales y un acuerdo de separación de bienes. Le invitamos a que se comunique con nosotros si precisa de asesoramiento y ayuda con una separación de bienes o temas relacionados.