Al firmar un acuerdo corporativo

En un buen acuerdo empresarial se describe claramente lo que quieren las partes y por qué se establece el mismo. Deberá detallarse con nitidez lo que debe hacerse, quién ha de encargarse de ello y cuándo.

Además, un acuerdo corporativo debe especificar minuciosamente lo que sucede si alguna de las partes lo vulnera o no es capaz de hacerlo efectivo. En caso de surgir una disputa, las cosas siempre serán más sencillas si han acordado de antemano el modo de compensar los posibles perjuicios.

Puede ser importante pactar los aspectos de confidencialidad en lo concerniente a la información adquirida durante el encargo. Por otra parte, en numerosos acuerdos resulta importante establecer límites claros referentes a las actividades competitivas.

Asimismo, un acuerdo apropiado debe describir con exhaustividad cómo deben actuar de producirse un conflicto.