Cómo se realiza un inventario de sucesión

Uno de los acreedores será designado como notificador de la sucesión, debiendo investigar la totalidad de elementos que conforman esta. Aparte de ello, los acreedores de la sucesión elegirán a dos oficiantes sin participación alguna en la testamentaría, por ejemplo, juristas u otros terceros. Los oficiantes convocarán una reunión de ejecución del inventario de sucesión, donde presentarán una propuesta de inventario e informarán sobre la eventual existencia de un testamento.

Los acreedores de la sucesión podrán acceder al testamento y decidir luego si lo aprueban. En caso de no hacerlo, deberán impugnarlo ante el juzgado de primera instancia en el plazo de seis meses. De lo contrario se aplicará el testamento aunque contenga deficiencias.

Solo los acreedores que impugnen el testamento podrán participar del eventual resultado de su modificación.

Si los acreedores son incapaces de llegar a un acuerdo, uno de ellos puede pedir la designación de un albacea. Esta solicitud se ha de realizar ante el juzgado de primera instancia correspondiente al lugar de empadronamiento del difunto. Dicho tribunal encomendará entonces a un abogado el examen de la testamentaría. En caso necesario, el albacea podrá resolver acerca de la partición de la herencia contra la voluntad de sus acreedores.

Si la sucesión no contiene bienes, o bien las deudas superan estos, no se efectuará reparto alguno. Las deudas remanentes no son asumidas por los sobrevivientes en una partición de herencia.

Podrá hallar información adicional acerca de inventarios de sucesión en skatteverket.se. Nuestros juristas están a su disposición para cualquier duda o si necesita ayuda.