Si va a prestar dinero a alguien

Los pagarés siempre deben ir firmados por el prestatario. A ser posible, han de dar fe de su firma uno o más testigos. De no hacerlo, el prestatario podría sostener que esa no es su firma, teniendo el prestamista entonces que demostrar lo contrario.

Una transferencia bancaria no siempre basta para acreditar que se ha prestado dinero a alguien. Además, en los pagos a plazos de una deuda debe constar claramente que se trata de una cuota de esa deuda específica (por ejemplo, «reembolso de préstamo»).

Si en el pagaré no se indica el modo en que debe resarcirse la deuda, el pago habrá de efectuarse cuando el prestamista así lo solicite.

En caso de que el prestamista exija intereses durante el período de préstamo, deberá especificarlo en el propio pagaré.

Los requerimientos sobre intereses de demora deben presentarse en el momento en que el prestamista solicita por primera vez el reembolso de la deuda.

El prestamista debe reclamar la devolución del dinero en un plazo de diez años. De lo contrario, la deuda prescribirá.

No olvide exigir siempre un recibo en el reembolso de una deuda. En dicho recibo ha de especificarse la deuda a la que hace referencia el reembolso. De no ser así, podría reclamarse varias veces la misma deuda.